LA DEFORESTACIÓN

 

México es uno de los países con mayor biodiversidad en el planeta, y una gran parte de esa biodiversidad depende de los bosques y selvas. La acelerada destrucción de los bosques ha colocado en estado de emergencia a una gran variedad de especies de flora y fauna. Entre esas especies se encuentra la humana. En México, la principal causa de deforestación es el cambio de uso de suelo para actividad agropecuaria (aguacate, arándanos…), el crecimiento urbano y la tala ilegal o clandestina, un problema grave en nuestro país pues se estima que el 70% del mercado nacional de madera tiene procedencia ilegal. Esas prácticas han sido fomentadas, sin poder entender los múltiples beneficios del bosque y su carácter vital. En los últimos años, más de la mitad de los bosques en México han desaparecido.

 

La deforestación que padece México es una de las más intensas del planeta: cada año perdemos 500 mil hectáreas de bosques y selvas. En 100 años, el país ha perdido 50 millones de hectáreas de áreas boscosas. Hace un siglo el 53% de las tierras estaban cubiertas por bosques (105,000,000 ha) hoy sólo queda el 28%. México está en el quinto lugar de deforestación a nivel mundial. Eso coloca en riesgo de extinción a 80% de la biodiversidad que depende del bosque, así como a muchas comunidades humanas. Si la deforestación continúa a este paso 4,000 especies desaparecerán al año, 10 por cada día en México. En el mundo 50,000 especies al año, y 137 al día. Una cuarta parte de las especies del planeta se extinguirán en 50 años.

 

Michoacán ocupa el quinto lugar entre las entidades con mayor riqueza de flora y fauna, 70% del territorio es superficie forestal. Sin embargo, una de las principales causas de deforestación de bosques de pino y pino-encino en el centro del estado es el cambio de uso de suelo, al sustituir los bosques por huertas de aguacate. Es el Estado con mayor número de hectáreas sembradas, según la PROFEPA, la deforestación para cultivar aguacate es de entre 6 mil a 8 mil hectáreas anuales. Ocupa el quinto lugar en ocurrencia de incendios forestales, lo cual puede estar influenciado por la causa anterior, 40 municipios del estado tienen un alto número de siniestros registrados, siendo Uruapan, Pátzcuaro y Ario de Rosales los municipios con mayor número de incendios registrados. También ocupa el cuarto lugar en obtención de madera, con una producción de 500,000 metros cúbicos, y primer lugar en producción de resinas con 16,000 toneladas anuales. En 30 años se han perdido 1, 000,000 ha de superficie arbolada.

 

La deforestación ocasiona un desequilibro en el ecosistema y provoca un impacto ambiental negativo:

 

-Impacto atmosférico: Sin absorción de CO2 en la atmósfera provoca el aumento de la temperatura, calentamiento global, efecto invernadero, lluvia y tormentas más intensas.

 

-Impacto hidrológico: Alteración del ciclo del agua, clima más seco, menos agua en terreno y subsuelo, disminución de la cohesión del suelo que provoca erosión, inundaciones, desertificación y corrimientos de las tierras. Los terrenos pierden la capacidad de interceptar, retener y transpirar la lluvia, así que el agua ya no es retenida y provoca inundaciones. La evapotranspiración disminuye y el agua se va directamente al mar. La deforestación altera los patrones climáticos, las temperaturas suben y el clima es seco, aumenta la desertificación, las inundaciones costeras y el desplazamiento de la fauna y flora.

 

-Impacto del suelo: Las raíces de los árboles cohesionan el suelo, sin ellas, el riesgo de corrimiento de tierras, el ritmo de pérdida de suelo, y la erosión aumenta.

 

-Impacto en la biodiversidad: Disminución de la biodiversidad, extinción de especies, desaparición de comunidad microbiana que recicla los nutrientes, limpia el agua y elimina contaminantes.

 

El vivero forestal Hacienda la Cruz considera que estamos a tiempo para frenar esta destrucción del medio ambiente y garantizar la supervivencia de nuestros bosques, de nuestra fauna y flora, y de nosotros seres humanos.

 

 
 
forest.jpg

Una solución

Reforestar vida